Alta contaminación mantiene a tres ciudades de Chile con emergencia ambiental