Vea como dar apoyo emocional a los abuelitos emigrantes | YoEmigro.com

Tips para apoyar emocionalmente a los venezolanos que emigran en la tercera edad

Emigrar es una de las situaciones más duras que puede experimentar el ser humano, tomar la decisión de partir, dejando familiares, amigos, trabajo, casa; en fin, toca todas tus emociones. ¿Pero qué pasa cuando ya tienes una edad avanzada y decides vivir esa aventura?

ancianos-caminando

La idea suena algo descabellada, pero eso es lo que están decidiendo nuestros abuelos en Venezuela. Ante la apremiante crisis económica y social que vive el país, en vez de pensar en terminar sus días en la tranquilidad de su hogar disfrutando a sus nietos, se encuentran afligidos por querer una mejor calidad de vida o porque se sienten abandonados por sus hijos que emigraron.

Ante esta dura situación, es fundamental contar con el apoyo emocional que requieren, no es lo mismo emigrar a los 25 años que a los 60, los años no perdonan y las emociones pueden jugar en tu contra, puesto que al cambiar, cambia tu realidad, comienzas a desencadenar sentimientos de tristeza y estados depresivos que deterioran tu salud mental y física.

Adecuarse a la nueva realidad puede costarle en mayor escala a las personas de la tercera edad, así como, aprender las costumbres de la nueva vida; son cosas que no tenían en su agenda. Comenzar una vida de cero a esa edad trae muchos choques cognitivos en nuestros viejitos, porque ellos no pensaban vivir esa etapa, sin embargo, les está tocando a muchos hoy en día.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram "Inmigrantes en Madrid" para que estés al día con toda la información sobre Madrid y España, ofertas de empleo y más

De allí la importancia de apoyar emocionalmente a esas personas que ya cumplieron su función en la vida, y se merecen una estabilidad que le proporcione más comodidades y así, poder agradecerles todos los sacrificios vividos para levantar a sus familias.

Temores al emigrar

Las personas de la tercera edad impulsados por la escasez de alimentos y medicinas, prefiere seguirle los pasos de sus hijos y nietos hacia otros destinos, que morirse en esta realidad ante tantas carencias y también solos.

Al encontrase en el exterior, los invaden los temores, les surgen mil y un pensamientos de inseguridad; tales como, si tendrán una buena atención médica, si lograrán adaptarse, cómo comenzarán de nuevo si ya no tienen la habilidad y destrezas de la juventud, nadie querrá emplearlos, cómo obtener los papeles y mil preguntas más.

La idea es que, ante estos pensamientos, los familiares le muestren un panorama lo más alentador posible, comentarles que en ese nuevo país no les faltará nada, todo lo básico lo podrán obtén sin mayores esfuerzos.

De igual forma, se pueden incentivar con alguna actividad que puedan realizar en la medida de sus posibilidades, para que puedan aportar y sentirse útiles; montar algún negocio familiar sería una buena idea.

La meta es brindarles la estabilidad que ellos están buscando para que tengan una vida tranquila, debido a que, en otros países puede sufrir de discriminación o aislamientos. La mejor ayuda que les podemos dar a las personas de la tercera edad, es el amor, los padres no van a cuidar nietos ellos, sino que se merecen un trato especial.

Sentimiento de pérdida

Es inevitable que las personas de la tercera edad no tengan estos sentimientos, efectivamente, están perdiendo algo porque tienen que dejar toda una vida que trabajaron y lucharon; esto los lleva a sentir tristeza y depresión.

En ocasiones se niegan a salir y experimentan el abandono, o por el contrario, cuando están en el extranjero también llegan a sufrir de abandono, porque sus familiares no les dedican tiempo por estar trabajando.

Lo importantes es disfrutar a esas personas de la tercera que en un momento de la vida se sacrificaron por nosotros, la ideas es retribuirle todo sus esfuerzos y la mejor manera es garantizándoles una estabilidad emocional que le proporcione tranquilidad absoluta.

Fernanda Benítez