Así piensa una chavista que emigró a Nueva York