Conductor de Uber inventó que lo habían secuestrado para poder salir con sus amigos