Hasta los comunistas venezolanos están preocupados: “El país se está quedando vacío”