Emigrar de Venezuela, entre la paciencia y la nostalgia