Estudio concluye que Miami es la peor ciudad para vivir de EE.UU.