Un inmigrante que habla español puede ganar un 30% más que otro extranjero