Inteligencia emocional, clave contra el estrés