Testimonio: Que lo sepa el mundo; los que emigramos no somos ni cobardes, ni ratas