Neoyorquinos ofrecen una mano, y su casa, a hispanos