Cuidado al emigrar con niños: Ellos son los que sufren las peores secuelas