Opinión: Venezuela en el Canal de Panamá