Opinión: Saquemos de nuestra cabeza el chip del bolívar fuerte