Testimonio: El orgullo de ser venezolano vs “me quiero ir demasiado”