Testimonio: El que se fue sí hace falta (y Venezuela lo necesita)