Testimonio: La emigración me tiene partido en dos el corazón