Testimonio: Madrid es hermosa, pero extraño a Venezuela