Testimonio: Venezolano mata tu esperanza y emigrarás feliz