Un bisteck para los tres… la tristeza de vivir en la Venezuela actual