Universidades venezolanas sufren por la migración de profesores y estudiantes