Opinión: Los venezolanos y nuestra cruel falta de humildad