Venezuela: ¿No hay quien patee ese perro?