Testimonio: Qué fácil es para muchos olvidar de dónde vienen