Los españoles cada vez son más tolerantes con los inmigrantes