Testimonio desde las islas Canarias: Mi abuela y Venezuela