Testimonio: Tu futuro y tu pobreza son responsabilidad tuya y de nadie más