Testimonio: Aunque les duela, soy italiana y venezolana con todos los derechos