Desgarrador testimonio: Si eres inteligente, huye de Venezuela. Si eres bruto, mejor quédate